La III Liga Nacional de debate jurídico se celebra en ESERP Madrid

La III Liga Nacional de debate jurídico se celebra en ESERP Madrid

23 abril 2018

De los torneos, competiciones y ligas que se celebran todos los años, una de las más interesantes es la Liga Nacional de Debate Jurídico que organiza la Fundación de Debate Jurídico. Ha llegado a su tercera edición. Y cada año suma más equipos, y más interés. La retórica y la oratoria han vuelto a las universidades, y espero que ya no se vayan. Son dos habilidades fundamentales en la vida profesional. Saber debatir, argumentar con rigor y persuasión, impulsa las competencias en cualquier profesión.

Este fin de semana pasado tuve el honor de participar como jurado en las semifinales que se celebraron en la escuela de negocios ESERP. La liga está patrocinada por Martín Molina abogados y economistas, y en esta ocasión los debates se ofrecieron como homenaje al que fuera Fiscal General del Estado, José Manuel Maza Martín.

Liga Nacional de Debate Jurídico ESERPA favor, o en contra

El tema que los equipos participantes tenían que preparar debía responder a la pregunta siguiente: “¿Es el sistema de responsabilidad penal de las personas jurídicas coherente con el ordenamiento jurídico español?”Como en la viejas escuelas de retórica, antes del debate se sortea la postura que debe defender el equipo. Dos minutos después de saber si deben estar a favor o en contra, comienza el duelo: exposición inicial, réplica, segunda réplica y conclusión.

Cada intervención está limitada por el tiempo: un cronómetro va descontando los segundos. ¿Qué valora el jurado? Hay muchos elementos para el juicio. Primero el conocimiento del tema, las evidencias del caso, el rigor de los argumentos, y la capacidad de saltar de ley en ley, de cita en cita, o de exponer los datos de la actualidad que sirvan para apoyar una tesis. Pero también el dominio del tiempo y del escenario, la capacidad de sorprender al auditorio, la soltura para responder a las preguntas del adversario, y hasta la cortesía demostrada en la competición.

Málaga frente a Salamanca

La semifinal, que fue la fase en la que me tocó ser jurado, la ganó la Universidad de Málaga, frente a la de Salamanca. Pero los castellanos se llevaron el mérito de tener entre los suyos al mejor orador: un joven estudiante con un aplomo sorprendente, un gran dominio de la escena, y una brillante claridad en su exposición. Málaga ganó también la final, lo cual confirmó que nuestra decisión en semifinales fue acertada. 

Liga Nacional de Debate Jurídico

La Liga Nacional es una de las iniciativas más interesantes de un panorama nacional en el que hay muchos debates mediáticos, pero pocos con la calidad de exposición y argumentación que se ve entre estos jóvenes. Fedej hace un gran papel como Fundación: anima a los jóvenes a dominar la retórica y la oratoria. No estaría mal que los medios, sobre todo la televisión, llevaran a su antena esta escuela de debate. No solo es importante aprender a debatir, también lo es aprender a seguir y juzgar  un debate. El despacho Martín Molina, fundado por Pedro Martín Molina, apoya  al Fundación Española de Debate Jurídico en la iniciativa de fomentar entre los estudiantes las habilidades de comunicación y oratoria.

COMPARTIR