¿Qué es Legaltech? Productos, servicios y nuevas profesiones

Entrevista a Felipe Herrera y Verónica Pedrón – Legaltech: situación en España, productos, servicios y las nuevas profesiones del sector.

15 mayo 2020

En los últimos años hemos visto como la tecnología y el derecho se han dado la mano para experimentar un crecimiento muy significativo de la Legaltech, que ayuda al profesional pero también el acceso del abogado al cliente. Esta orientación al consumidor, a la experiencia, a la inmediatez, es lo que diferencia la Legaltech de los servicios tradicionales. 

Pero para adaptarse a lo que viene, ¿cómo deben ser los profesionales del futuro? Felipe Herrera Herrera y Verónica Pedrón Pardo, consultores en Legaltechies, nos ofrecieron una Masterclass Live en ESERP Business & Law School, titulada ‘La nueva generación de juristas’, dando muchas claves de la evolución de este concepto y de los futuros profesionales del sector. Hablamos con ellos en esta entrevista para profundizar, entre otras muchas cosas, en las utilidades y servicios de la Legaltech y su tendencia actual en España.

ESERP: ¿Qué es el Legaltech?

FH y VP: Podemos definir Legaltech como el uso de tecnología y software en el entorno jurídico, ya sea a nivel de soporte, en el procedimiento o en la fase de comercialización. 

Por nuestra parte, desde nuestra consultora Legaltechies, hablamos de Legaltech como la aplicación de tecnología a la comercialización y prestación de servicios legales, de forma que se desarrollan proyectos en ámbitos como: software o servicios online que reducen o eliminan la necesidad de consultar con un abogado; software o servicios online que aceleran las tareas de un abogado o despacho, reduciendo la mano de obra y/o número de horas necesarias; y software o servicios online que simplifican y modifican la forma de contactar entre abogado y cliente.

En conclusión, hablamos de Legaltech para referirnos a tecnología que modifica la práctica tradicional del Derecho tanto para los profesionales como sus clientes, haciendo más eficiente y cercana la comercialización del servicio o su prestación.

¿Qué es Legaltech?

ESERP: ¿Cuáles son los dos grandes bloques del Legaltech? 

FH y VP: De la definición de Legaltech podemos extraer dos grandes bloques. El primero de ellos, engloba a todos aquellos softwares o servicios online que reducen o eliminan la necesidad de acudir al abogado en su modalidad más tradicional. En ese sentido, podemos mencionar a los marketplaces jurídicos, como por ejemplo Elabogado.com, es decir, nuevos mercados en los que un abogado puede promocionar y vender su conocimiento legal, mientras que el cliente puede solicitar y buscar ofertas varias y de todo tipo. O también, los servicios para plantear reclamaciones legales de todo tipo desde el sofá de casa, mediante Internet como por ejemplo, el Reclamador, entre otros. 

El otro gran bloque son los softwares o servicios online que aceleran la gestión de tareas de los propios abogados y firmas, reduciendo el coste y el tiempo que un profesional debe invertir. En ese sentido, podemos mencionar servicios como las herramientas de gestión para que un abogado o despacho lleve el control de clientes, casos o facturación, como por ejemplo Aranzadi Fusión o Kleos . O también otros servicios disponibles para la gestión y automatización de contratos como Bigle legal. No olvidamos otros muy llamativos como la analítica jurisprudencial, destacando en este sentido Jurimetría o los asistentes inteligentes como Vincent de Vlex.

ESERP: ¿Cuál es el estado actual de la Legaltech en España?

FH y VP: En la actualidad, en todo el territorio español, podemos encontrar aproximadamente unos 142 proyectos y más de un centenar de empresas relacionadas con la Legaltech. El gran foco lo podemos observar en la zona mediterránea al surgir de allí más del 50% de los proyectos. 

En este sentido, liderando la zona mediterránea encontramos a Barcelona con un 28,2%. Ahora bien, Madrid está muy cerca con un 26,8% y Valencia es el tercer gran foco con un 6,3%.

ESERP: ¿En qué tipo de servicios destaca la Legaltech española?

FH y VP: Dentro de la Legaltech española podemos encontrar cinco grandes grupos en los que catalogar los softwares o servicios online que destacan en España. En concreto serían los siguientes:

En primer lugar encontramos los softwares de gestión para que un abogado o despacho lleve el control de clientes, casos o facturación. Ejemplo de ello son Quolaw, Kelos, Infolex o IusUp.

En segundo lugar encontramos las herramientas para autogenerar contratos o adquirirlos directamente sin pasar por el abogado. Estas herramientas utilizan sistemas de preguntas y respuestas para proporcionar a los usuarios contratos ajustados a sus necesidades, aunque normalmente también se incluye otra variante como es la venta de modelos de contratos. Ejemplo de ello son FormalDocs, Bigle Legal y la versión española Wonder Legal.

En tercer lugar destacan los marketplaces jurídicos, donde un abogado puede promocionar y vender su saber legal y el cliente puede buscar al profesional que más se ajuste a sus necesidades. Aquí destacan Elabogado.com, LexGo App y Sintoga para estudiantes de Derercho. 

En cuarto lugar, tenemos los servicios para plantear reclamaciones legales de todo tipo de manera online, sin necesidad de que el usuario se desplace y eliminando así la necesidad de acudir a un abogado en su modalidad más tradicional. Ejemplo de ello son Reclamador, Indemnízame, AirLex o Winu.

Por último, debemos hablar de las evidencias digitales, que engloban desde el envío de correos electrónicos certificados hasta el registro de obra. Por ejemplo Signaturit, AceroDocs, Evicertia o Visualeo. 

ESERP: ¿Cuánto y quién invierte en la Legaltech española?

FH y VP: Según Legal Geek, España sería el segundo país europeo en número de inversiones Legaltech, después del Reino Unido, habiéndose invertido en nuestro país hasta el momento más de 65 millones de euros.  Dicho esto, las cuatro Legaltech con mayor inversión son Red Points, que ha cerrado un global de rondas de inversión de casi 47 millones de euros;  Signaturit, que ha superado los 10 millones de euros; Reclamador, que ha alcanzado más de 2 millones de euros de inversión y a inicios de este año cerró una nueva operación de financiación de la mano de Arcano Capital, con garantía de una parte de sus litigios, de 3,2 millones de euros. Para acabar, elAbogado cerró en 2019 una ronda de 800.000 euros.

Curiosamente, y centrándonos en los datos disponibles, observamos que las 10 mayores rondas de inversión están dominadas por empresas con sede en Barcelona. Madrid solo estaría representado por el Reclamador y Emérita Legal sería la excepción, al estar en Santiago de Compostela. Por tanto, vuelve a existir un dominio catalán en el sector Legaltech.

ESERP: ¿Cuáles son las nuevas profesiones que han surgido en el sector? ¿Podríais explicarlas?

FH y VP: A día de hoy, podemos encontrar un gran número de nuevas profesiones que han surgido en el entorno jurídico gracias a la Legaltech y a la innovación legal. La lista se va agrandando cada vez más, pero entre ellas, destacamos Legal Operations, encargado de optimizar la prestación de servicios legales en una organización o firma legal; Legal Project Management, que aplica los conceptos de la gestión de proyectos a las tareas y procesos legales; Legal Engineer, que son normalmente abogados programadores que se encargan de hacer de contacto entre la parte de desarrollo y la parte legal; y Legal Design, que es la persona o equipo encargada de estimar y crear contenido o servicios legales que resulten usables, útiles y atractivos para cualquier tipo de público.

ESERP: ¿Cómo deben ser los profesionales o abogados del futuro?

FH y VP: Los abogados y profesionales jurídicos del futuro deben tener un dominio muy profundo del conocimiento técnico-jurídico de la profesión (hard skills). Ahora bien, también es esencial tener un conjunto de habilidades emocionales que le ayudarán a mantener la empleabilidad, la competitividad y la relevancia dentro de una empresa. Ese conjunto de habilidades emocionales son las llamadas soft skills o competencias sociales. Por ejemplo, la inteligencia emocional, el espíritu emprendedor, la curiosidad, la creatividad o el pensamiento estratégico. Por último, consideramos que los abogados del futuro deben de tener un gran dominio de la tecnología y grandes competencias digitales.

COMPARTIR