ESERP Madrid celebró jornadas de Open Classes para que los alumnos conozcan sus Grados - El blog de ESERP

ESERP Madrid celebró jornadas de Open Classes para que los alumnos conozcan sus Grados

27 abril 2017

Las Open Classes, que son clases dirigidas a aquellos alumnos que están cursando 2º de Bachillerato o finalizando un Ciclo Formativo de Grado Superior, han sido impartidas en la sede de ESERP Madrid contando con una alta aceptación por parte de los alumnos del centro y también de los estudiantes externos que han acudido a las instalaciones para interesarse y conocer nuestra amplia oferta académica.

Dentro de las clases ofrecidas en ESERP del Grado en Derecho (‘El derecho como realidad social y política’), del Grado de Turismo (‘El turismo como forma de vida’), del Grado en Administración y Dirección de Empresas (‘Formando empresa’), del Grado en Marketing (‘Neuromarketing’) y del Grado en Criminología (‘Sinergología’), nos centramos en esta última para desarrollar, por ejemplo, a qué se puede dedicar un alumno cuando termine sus estudios en nuestro centro.

Juan Manuel García López, Guardia Civil en el área de Investigación de Homicidios y Negociador de incidentes, explicó a los alumnos en una amena y entretenida clase todo lo relacionado con la Sinergología y las diferentes negociaciones que se llevan a cabo en momentos críticos con los delincuentes.

¿Qué es la Sinergología? La Sinergología es una disciplina y método de análisis e interpretación de gestos, micromovimientos y actitudes corporales que son realizados de forma no plenamente consciente, permitiendo la observación sistemática del lenguaje corporal humano. En definitiva,  la Sinergología está constituida para comprender mejor a la persona a través de su lenguaje corporal.

“Ningún mortal puede guardar un secreto. Si sus labios callan, hablará con las yemas de sus dedos”. Con esta frase de Sigmund Freud, el Sinergólogo experto en Comunicación No Verbal No Consciente inició la explicación a los alumnos de cómo actuamos, cómo nos movemos y cómo nuestras expresiones faciales hablan por sí solas cuando estamos mintiendo.

La clase contó con numerosos ejercicios para intentar comprender cómo funciona nuestro cerebro cuando no estamos diciendo la verdad y cómo se expresa en la cara. Por ejemplo, al observar una simple fotografía, dependiendo de si la persona tiene más abierto o más cerrado el ojo, podemos conocer sus emociones y si tiene algún problema o preocupación en su vida personal

 

 

COMPARTIR